domingo, 20 de mayo de 2012

La Vida en Llamas (libro recomendado)




Hace unos días termine de leer una pequeña antología de Carlos Pellicer, La Vida en Llamas. Más que nada es una pequeña compilación de poemas que fue editada para el Día nacional del Libro de 1996.

Si no has leído a Carlos Pellicer, déjame decirte que es un poeta mexicano, nació en Tabasco un 16 de enero de l897 y falleció en la Ciudad de México un 16 de febrero de 1977.


Octavio Paz lo definió así:

"Gran poeta, Pellicer nos enseñó a mirar el mundo con otros ojos y al hacerlo modificó la poesía mexicana. Su obra, toda una poesía con su pluralidad de géneros, se resuelve en una luminosa metáfora, en una interminable alabanza del mundo: Pellicer es el mismo de principio a fin".

Uno de los poemas que vienen en esta antología es el Canto de Usumacinta, aquí te comparto algunas estrofas de las que más me gustaron:


EL CANTO DEL USUMACINTA - Carlos Pellicer

Y el agua crece y habla y participa.
Sácala del torrente animador,
tiempo que la tormenta fertiliza;
el agua pide espacio agricultor.

Pudrió el tiempo los años que en las selvas pululan.

Yo era un gran árbol tropical.
En mi cabeza tuve pájaros,
sobre mis piernas un jaguar.
Junto a mí tramaba la noche

el complot de la soledad.
Por mi estatura derrumbaba el cielo
la casa grande de la tempestad.
En mí se han amado las fuerzas de origen:
el fuego y el aire, la tierra y el mar.

Y éste es el canto del Usumacinta

que viene de muy allá
y al que acompañan, desde hace siglos, dando la vida,
el Lakantún y el Lakanjá.
Ay, las hermosas palabras,
que sí se van,
que no se irán!



Si eres de los que aman la poesía, no puedes dejar de leer a Carlos Pellicer, él perteneció a una generación de poetas mexicanos  denominados Los contemporáneos.

Te invito a leer los poemas de Pellicer, no te arrepentirás!!! 


Addy Molina


El mono gramático (Libro recomendado)


Hoy he terminado de leer El Mono Gramático de Octavio Paz.

“La poesía nos alimenta y nos aniquila, nos da la palabra y nos condena al silencio”―Octavio Paz.

El punto de partida de El mono gramático es una visión hacia el lenguaje, en las capacidades analógicas del mismo frente a la realidad, y se traduce por distintas dificultades expresivas. Así el texto se nutre de metáfora y analogías en donde una enramada es la escritura misma.

En esta obra Paz describe un paisaje, un camino que lleva a sí mismo; sin un comienzo, sin un final. Un circuito que se encuentra a sí mismo, que va y regresa, en donde el camino de Galta puede ser cualquier sitio, cualquier persona o cosa y sin embargo cada uno de estos escenarios se traduce en un redescubrimiento del lenguaje y la poesía, en un camino que es escritura.

Este camino de Galta crea un recorrido conceptual que se entrega en analogías que van al encuentro de la palabra poética y la relación entre la escritura y la lectura.

“El poeta no es el que nombra las cosas, sino el que disuelve sus nombres, el que describe que las cosas no tienen nombre y que los nombres con que las llamamos no son suyos” ― Octavio Paz

Con esa idea sobre el poeta, Paz nos dice que la única forma de disminuir la distancia entre la naturaleza y el lenguaje es creando poesía.

Una de las analogías estructurales de El mono Gramático es la que corresponde a la imagen  de la escritura como camino. Entre sus personajes se encuentran: Hanuman (divinidad simiesca de la mitología hindú relacionado con la gramática), el poeta, Esplendor (la presencia femenina, un poema que se vuelve un cuerpo desnudo) y la Poesía.

La poesía es la revelación del amor. Es evidente la carga erótica y el desborde de sensualidad y franca sexualidad contenida en esta narración, nos muestra de manera metafórica la relación que ve el autor (Octavio Paz) entre el poema y el cuerpo femenino. No hay forma de acceder al poema sino es por la descomposición del lenguaje. Asimismo no hay forma de acceder al cuerpo si no es por la exploración de sus partes.

Hay un personaje que en particular llama mi atención, es un niño deforme con un hueco en la mejilla que provoca que su forma de hablar sea incomprensible ya que a través de ese orificio genera silbidos, lo cual no es una desventaja, ya que a partir de esta situación, el niño es un poeta que deforma el lenguaje para crear uno nuevo; el lenguaje poético.

“Hablaba sin parar. Aunque subrayaba con las manos y los gestos su imperioso deseo de ser escuchado, era imposible comprenderlo porque, cada vez que articulaba una palabra, el agujero aquel emitía silbidos y resoplidos que desfiguraban su discurso. Pronto lo vimos rodeado por un grupo que celebraba sus trabalenguas y travesuras verbales. Descubrimos que su locuacidad no era desinteresada: no era un mendigo sino un poeta que jugaba con las deformaciones y descomposiciones de la palabra” ― Octavio Paz

En fin… esta es solo mi particular mirada de esta lectura tan interesante como todo lo escrito por Octavio Paz, solo me queda decirte que es un libro que vale la pena leer.

Addy Molina


domingo, 13 de mayo de 2012

San Cristóbal Ecatepec (Fotografía)

De tantos lugares que he retratado, siempre he pasado por alto el propio lugar en el que vivo, es la regla o la maldición de la cotidianidad. Resido nada menos que en el municipio de Ecatepec, un lugar lleno de historia. Su nombre viene del náhuatl Ehécatl, tépetl, Ehécatl/viento, tépetl/cerro "Cerro del viento". 

 
Relativamente cerca de casa se encuentra el centro de San Cristóbal Ecatepec, un lugar en donde las familias se reunen para pasar un buen rato en compañía de la familia, recorriendo la explanada  del palacio municipal con sus jardines, su kiosco y el reloj.

Es un lugar de entretenimiento ya que los niños pueden correr y jugar en la plaza, también pueden pintar con toda comodidad algún dibujo que les guste mientras tú cómodamente descansas bajo la sombra de algún árbol o sentado en una de las bancas, disfrutando del viento y las aves, principalmente por las tardes puedes escuchar la algarabía de las aves que llegan a dormir en los frondosos árboles. 


 Hay toda clase de comerciantes para hacer amena tu visita, puedes saborear un rico raspado, frutas naturales, chicharrones preparados, algodones de dulce, tlayudas, en fin todo tipo de antojitos mexicanos y una que otra chuchería que harán tu día increíble, de menos alimentas y consientes tu panza, jaja...

Te pongo las fotos para que disfrutes de esa maravilla de México, un cachito escondido al cual yo a veces ni caso le hago por estar tan acostumbrada a él. 








En esta explanada se encuentra  un monumento llamado "La trilogía" realizado por Ernesto E. Tamaris en el año de 1980. Este monumento muestra a tres de nuestros héroes de la independencia mexicana: José María Morelos y Pavón, Hermenegildo Galeana y Mariano Matamoros.





Para que sepas un  poco más sobre estos héroes, te diré que Morelos, también llamado el "Siervo de la Nación" se puso a las ordenes de Hidalgo al iniciarse la guerra de independencia. Su objetivo era levantar en armas a la población del sur del país. Bajo su mandato combatieron notables insurgentes como Galeana y Matamoros (que son con los que aparece en este monumento de "La trilogía"), pero también combatieron con él Vicente Guerrero y los hermanos Bravo. En 1815 Morelos fue hecho prisionero en Tezmalaca y tras ser juzgado por la inquisición y un tribunal militar, fue fusilado en San Cristóbal Ecatepec el 22 de diciembre de ese año y sepultado en la iglesia, en donde aun hoy prevalece su tumba. Sus restos ahora descansan en la columna del ángel de la independencia.

La foto de abajo corresponde a la TUMBA de MORELOS.



En estas fotos podemos apreciar aparte de la tumba de Morelos, una sección de la Iglesia de San Cristóbal donde fue sepultado después de  ser fusilado. Se las he puesto para que puedan observar el entorno de la que fue su tumba por gran tiempo y en la que aun hoy en día se le hacen honores y se conmemora cada 30 de septiembre su natalicio y cada 22 de diciembre su muerte, en donde los gobernantes del municipio le llevan grandes coronas de flores.



Esperen la próxima entrada en la que les seguiré hablando de mi maravilloso Ecateponk (así le digo de cariño a Ecatepec)...

Addy Molina

jueves, 10 de mayo de 2012

Gracias Mamá (prosa)


Gracias Mamá




Gracias mamá por todo el amor que me has brindado. Gracias por darme el derecho a la vida, y por haberme dejado entrar en la tuya, porque sé que a partir de mi llegada todo tu entorno cambió y empezaron tus sacrificios y alegrías.

Gracias te doy por haber cuidado de mi todos estos años, porque en tu imagen reflejas la carga que has llevado sobre tu espalda, espero llegue el día en el que verdaderamente pueda recompensarte por todo lo que me has dado, por todo tu amor y comprensión.

Gracias por estar siempre junto a mí; sobre todo en los momentos difíciles de mi vida. Porque siempre tienes palabras de aliento para animarme a seguir adelante y buscar hacer realidad todos mis sueños e ilusiones. Gracias porque con tus dulces palabras y tiernas caricias me ayudaste a salir adelante y que hasta el día de hoy son un estímulo para continuar en esta lucha constante por un vivir lleno de alegría sin importar todas las adversidades que puedan presentarse.

Gracias por enseñarme el valor del amor que llena nuestras vidas con una infinita paz. Gracias por enseñarme a enfrentar mis miedos y ayudarme a vencerlos. Gracias por que sin ti no sería lo que ahora soy.

Gracias por dirigir mi vida hacia el buen camino, siguiendo tus pasos, tratando de no tropezar e ir con la mirada siempre al frente, para poder esquivar cualquier obstáculo que se pudiera presentar.

Gracias mamá por enseñarme a contemplar todas las maravillas del mundo, todo lo hermoso que nos es obsequiado por la naturaleza y el universo.

Gracias por compartir conmigo mis tristezas, mis alegrías, mis derrotas y mis triunfos. Porque tu apoyo nunca me ha fallado.

Intentaré ser como tú, porque no hay en el mundo nadie igual a ti, por darme todo lo que tú me has dado sin pedir nada a cambio, te doy las gracias mamá.

Gracias


Addy Molina

Calidad Humana; Difundiendo Cultura, Arte, Deporte, Ciencia Publicación Bimestral
*Abril-Mayo* Año1/No.2* pp17
Tlalnepantla Estado de México, México 2002

viernes, 4 de mayo de 2012

Alejandrino (poema)




video

Alejandrino

 
Con amor y cariño para mi abuelito.

I

No quiero esperar
el llanto de no tenerte
para dedicarte
un verso elocuente.

No quiero esperar
el dolor de tu ausencia
para escribir cálidas rimas
añorando tu presencia.

II

Hoy tu ser me acompaña
déjame recorrer el mundo
de tu sabia mirada
y saber los secretos ocultos
que de tu vida entraña.

Disfruto esa tu risa
entre miradas traviesas
cuando me cuentas
que de niño en la cuesta
un potrero incendiaste
y a un toro asustaste.

También una burra tusaste
y en cueros dejaste
sin poder las moscas atusarse
ya que su cola cortaste.

III

Cuéntame más de tu vida
que quiero imaginarme
corriendo de mata en mata
tú, ordeñando una vaca
y yo, mirando y dando lata.

Nombres vienen a mi memoria
como San Miguel Totolapan
quisiera regresar el tiempo
y cabalgar contigo en la loma
llegar hasta San Gregorio
y correr para alcanzar la noria
como en tus tiempos de gloria.

Llévame al Barroso
a recorrer los montes
de tu antigua memoria
cuéntame de los botes
que cruzaban el río balsas
¿O es que tu a pie cruzabas
andando a salto de mata?

IV

Abandonaste el paraíso
por venir hacia el Distrito
dicen que por esos tiempos
la ciudad era un tormento
lleno de negros agujeros
sin corrales ni potreros.

También fuiste brasero
de esos que cruzaron
el río bravo primero
cosechaste jitomates
en un lugar traicionero
pero eso sí, lleno de dinero.

V

79 primaveras
ha visto tu pelo
30 años te he conocido
porque eres mi abuelo.

Déjame agregarle “ito”
a la palabra “abuelo”
para que seas mi abuelito
cuando emprendas el regreso
al México que tanto quiero.

Permíteme decirte
lo mucho que te extraño
y eso que no ha pasado
ni siquiera un largo año.

Déjame dedicarte versos
que no son cuerdos
ni muy bellos
simplemente en ellos
yo plasmo mis recuerdos.

VI

Tu nombre es Alejandrino
melódico como un trino
a las personas discutes
que no se olviden del “ino”
y a cada instante te imagino
siempre diciendo que tu nombre
no es Alejandro sino Alejandrino.

Estoy orgullosa de ser nieta
del querido señor Alejandrino
más, si tu quieres llamarlo Jalino
seguro él, no se enoja ni sonroja
pues también termina en “ino”.

Por último Señor Jalino
deja que te imagine dormida
regresando el tiempo a cuando era niña
mirarte en el espejo de la vida
que es alegre y llena de sabiduría
para sentir que en ti tengo
un guía que en mí confía.

Addy Molina